Los 7 egos que limitan tu salto cuántico

Los 7 egos que limitan tu salto cuántico

By Sinergia & Equilibrio

Bienvenidos a un instante cuántico, hoy vamos a hablar acerca de los egos, porque para la escuela de Sinergia&Equilibrio existen siete egos que son la forma de como tu personalidad se manifiesta, pero, ¿qué pasa cuando éstos se manifiestan?, cuando los egos se manifiestan, se retrasa tu salto cuántico.

Así que hoy vamos a dar unas claves de cómo identificar cada uno de esos egos y así puedas plantearte tus metas y realmente dar el salto cuántico en tu vida que tanto deseas.

Quiero ver la explicación en vídeo, haz click en nuestro canal de YouTube Sinergia&EquilibrioTV

Transforma tu vida

Cuando hablamos de un salto cuántico, estamos hablando de algo mucho más profundo que plantearte una meta y cumplirla. Va mucho más allá, es ese cambio que da tu vida a través de una transformación personal, cuando encuentras tu misión de vida dejas de enfocarte en tus metas personales y empiezas a incorporar el beneficio hacia las otras personas.

Lo que queremos es que ese cambio que tengas en tu vida venga dado por una expansión en tu conciencia. Por lo general eres consciente de lo que estás viviendo, entonces lo que queremos lograr para tu vida es que puedas incorporar el vivir plenamente y conectarte con la abundancia de tu entorno, lo que te va a permitir ver las cosas de manera diferente.

Para llegar a ese punto tienes que hacer mucho trabajo personal. En este caso siempre entran obstáculos y una de las cosas que ocurre es que tienes las emociones alteradas.

¿Cómo se manifiesta la personalidad?

Esas formas de manifestar tu personalidad es lo que siempre se ha llamado ego, bueno, yo siempre lo llamo los siete hijos de la personalidad y lo considero una máscara. Yo estoy completamente segura de que la esencia básica del ser humano es esa esencia de amor y de bondad que está dentro de nosotros.

Por eso digo que los egos son máscaras, es como la gente te ve y como expresas tu personalidad en un momento determinado. Si a todo esto lo llamamos ego, fuese muy fácil decir cómo controlarlo, pero ahí entra un poquito la complejidad, a través de las meditaciones y todos los trabajos interiores que haces.

Cuando estos siete egos se manifiestan, vienen dados por un estímulo diferente y una reacción diferente que tienes ante la vida, pero los egos no son malos, son como el miedo, que puede ser algo que te está previniendo de algo.

Si puedes identificar cada una de las circunstancias en las que estás mostrando una máscara, va a ser más sencillo trabajarlo en ti y poder realmente tener compasión y sensibilidad contigo mismo para poder mostrar al mundo lo que realmente quieres mostrar, que es tu esencia de amor, de bondad, de profesionalismo, etc.

Los siete egos

El primer ego del que vamos a hablar es el ego “bla”, es el ego “yo quiero”, la palabra clave es “yo quiero”.

Trata de identificar todas las veces que dices “yo quiero” en tu vida, es una sensación de miedo, “yo quiero” viene de una actitud de como cuando éramos niños, esa actitud de “quiero que las cosas sean como yo quiera”, “quiero que funcione de tal manera”, si tienes una cita “quiero ir a tal restaurant”, o “quiero ir a tal cine”, “quiero que todo se mejore”.

Constantemente queremos poner nuestra voluntad encima de otras cosas. Cuando tú dices “yo quiero”, te estás conectando con esa necesidad de la niñez.

El segundo ego tiene la palabra clave “yo deseo”.

“Yo deseo” es como querer ser el que mejora las relaciones de todo el mundo, salvar a todos, que todo el mundo se lleve bien, ser la persona que une a los demás.

Si tú estás en eso, que no te gustan los conflictos, pero que además quieres siempre interceder para que no los haya, esa es una manifestación del ego, tiene que ver con las relaciones emocionales, con las relaciones con las demás personas.

¿En qué momento identificas este ego en tu vida?

El tercer ego es el “yo necesito”.

Cuando dices “yo necesito”, siempre estás trabajando desde la necesidad, desde la víctima y eso hace que incluso pierdas tu fuerza interior, que tengas altibajos en tu temperamento, que tengas un momento de rabia, un momento de dolor, un momento de angustia, un momento ansiedad, todas esas emociones, porque te conectas con la necesidad.

Eso es el ego, porque cuando conectas con la respiración del corazón, allí está la abundancia, puedes pedir la protección a Dios o a tus seres de luz, como decía Louise Hay, “todo está bien en mi mundo”.

Pero que “está bien en mi mundo” no significa que evadas la realidad, es que tus emociones no se van a alterar, hay cosas que pasan a tu entorno, pero si te conectas con tu necesidad, entonces eres la víctima.

El cuarto ego es el razonamiento, “yo razono” y tiene que ver con el estar constantemente evaluando y razonando.

Tienes que buscar siempre el por qué ocurren las cosas, el cómo hacer las cosas de manera diferente y analizas no solamente tus cosas sino las cosas de los demás.

Eso te está llevando a un momento pasado o un momento futuro y te desconecta de tu momento presente, te da angustia, te puede dar ansiedad, entonces definitivamente es un ego, además te da estrés mental.

La palabra clave del ego 5 es “yo siento”.

“Yo siento”, de emociones, tiene que ver más incluso con la sensación de pareja, tiene que ver, por ejemplo, si tienes mucho apetito sexual, o poco apetito sexual, o las mujeres, típico cuando hago los cursos de pareja que me dicen “no, yo no necesito tener una pareja”, “yo no necesito relaciones sexuales”, entonces ahí estás combinando la palabra “necesito” con el ego “yo necesito” y en un desequilibrio en el ego “yo siento”. Entonces, o estás muy deseosa, enérgicamente eufórica o estás apagada totalmente.

Tiene que haber un equilibrio y eso lo manifiestas básicamente en lo que es la sexualidad, el amor y cómo lo transmites. Eso significa un extremo u otro, entonces tienes que buscar siempre el equilibrio para que no te duela y para que estés estable, por llamarlo de alguna manera.

El ego 6 tiene que ver con él “yo pienso”.

“Estrés mental”, todos somos seres pensantes y siempre decimos que somos una raza superior porque pensamos. Pero realmente el exceso de pensamientos genera estrés, ansiedad, angustia, dolor o preocupaciones.

Puedes elaborar un plan para ver cómo vas a hacer las cosas, pero si te quedas anclado y piensas, es diferente al otro ego de razonar, porque el razonar es buscar los “por qué”, o el cómo, el darles vueltas a alternativas diferentes, pero el “pienso” es cuando te quedas anclado en una misma situación.

Y nuestro último ego tiene que ver con los miedos, porque la palabra clave es “yo voluntad”.

O sea, pierdes la voluntad de hacer las cosas porque quizás estás desilusionada, pierdes la voluntad, o no haces nada, precisamente porque tienes muchas emociones o tienes muchos miedos.

El ego “yo voluntad” se manifiesta cuando esa persona que se queda paralizada, que piensa tanto, como dice Camilo Cruz, “el exceso de pensamiento causa parálisis”, o si quieres resolver las situaciones de los demás y no avanzas en mi propia vida.

Esta es una guía para que inicies tu observación, déjame alguna pregunta o algún comentario.

Puedes ver el vídeo del live haciendo click en nuestro canal de YouTube Sinergia&EquilibrioTV

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR