Estoy  paralizado

Estoy  paralizado

By Sinergia&Equilibrio

No sólo los miedos son paralizantes, a veces la toma de decisiones o situaciones imprevistas pueden generar que te quedes petrificado. Si alguna vez  has dicho “estoy paralizado”, aprovecha este artículo para escuchar una versión poco conocida, acerca de las emociones que se expresan a través de tus egos y tu cuerpo  manifiesta lo que ocurre; tiene relación con la percepción de lo que te ocurre y está basado en información cuántica de nuestros maestros de luz.

 

LOS EGOS DE LA PERSONALIDAD

 

A estas alturas, si has seguido nuestros post, estarás claro de que existen 7 egos que manifiestan tu personalidad.

Cada uno tiene un color y una palabra clave para identificarlos fácilmente.

El ego morado o violeta está relacionado con la palabra “Yo Ejecuto”, se relaciona con el momento en que los demás egos están alborotados, hay inestabilidad emocional y por ello no ejecutas o actúas en el momento.

 

ALIMENTOS QUE EQUILIBRAN EL EGO “YO EJECUTO”

 

Los alimentos tienen energía de colores, como todo lo que está en este planeta, lo vemos en todo, incluso en el arco iris del cielo.

El cuerpo humano también posee energías de diferentes colores en los órganos y todos los sistemas que lo conforman. Sin embargo, en cada órgano predomina una energía de un color, para caracterizarlo.

Si consumes alimentos relacionando su color con los distintos órganos, entonces la energía será absorbida, beneficiando el cuerpo mental y emocional.

El color violeta o morado se presenta en las oleaginosas; nueces, almendras y cacahuetes deben consumirse en las mañanas y no más de un puño al día. Máximo 100 gramos para mantener activa la creatividad y la claridad mental.

 

¿CÓMO SABER SI ES EL EGO VIOLETA?

 

Simplemente bastará con reconocer que hay algo que pudieras hacer y no lo estás haciendo.

Tomar una decisión, crear una idea, hacer algo de manera diferente, controlar tus acciones, tener paciencia con los acontecimientos de la vida, sincerar una relación con alguien, pueden ser situaciones en las que te veas involucrado y no puedas tomar acción. En este caso es el ego Yo ejecuto el que te tiene dominado.

Cuando la ansiedad se torna algo común en tu vida, es porque el libre flujo de la vida está paralizado, hay cosas contenidas que debes soltarse.

 

¿CÓMO CONTROLAR EL EGO MORADO O VIOLETA?

 

A partir de mañana incorpora en tu desayuno un puñado de oleaginosas y si son naturales mejor.

Evalúa si hay áreas de tu vida que están estancadas y no sabes cómo salir de ello. Si el avance en tu día a día es una cuesta arriba para ti, aprende a respirar profundo y soltar el control de las cosas.

Conéctate con la intuición para favorecer la llegada de nuevas ideas.

Aprende a meditar y conectar con tu Ser Dios, entrégale tus preocupaciones, confía en que te pondrá los recursos que necesites para vivir los momentos que te toquen vivir. Sin dolor ni sufrimiento.

Respira profundo, estira tu cuerpo en forma horizontal, boca arriba,  la cama o el suelo, en el césped o la arena, luego respira profundo 4 veces y siente como tu cuerpo se llena de luz morada, sigue respirando y siente como la luz del sol invade tu cuerpo haciendo desaparecer el color morado y llenándolo de luz dorada. Esta es una manera de controlar tu ego morado. Déjalo ir.

Para trabajar el subconsciente sigue los siguientes pasos:

  1. Siéntate en un lugar cómodo, con la espalda recta, sin cruzar ninguna parte de tu cuerpo.
  2. Cierra tus ojos y siente como una luz cae sobre tu cabeza. Para tus pensamientos, relaja tu rostro y tu cuerpo.
  3. Visualiza todo tu cuerpo color morado o violeta, esta es la parte más importante, poder visualizar el color dentro de ti. Observa su intensidad. Esto se logra con práctica.
  4. Siente en tu cuerpo la molestia de estar estancado o paralizado. ¿En qué parte del cuerpo sientes la molestia? ¿Coincide con alguna dolencia física?
  5. Respira profundo y lento y observa cómo el cuerpo violeta da un paso al frente, como si saliera de tu cuerpo, puedes mirarlo al frente de ti.
  6. Respira profundo y en calma, siente tu cuerpo en paz y llena tus pulmones de paciencia para entender que las cosas ocurren un paso a la vez.
  7. Agradece a tu Ser Dios que te ha ayudado en este trabajo y a tu ego por mostrarte la causa de tu sufrimiento.

Este ejercicio lo puedes hacer a diario, cada vez que sientas la angustia.

Con este artículo finalizamos con los 7 egos de la personalidad, si quieres retomarlos visita nuestro blog y por favor déjame un comentario.

Estaré encantada de leer tus comentarios acerca de esta información.

 

 

 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR