Amor o sexualidad

Amor o sexualidad

By Sinergia&Equilibrio

La mayoría de las veces se dice que los hombres están pensando en sexualidad todo el tiempo y las mujeres buscan el encuentro romántico, pero no significa nada malo como algunos hacen creer. La frecuencia de necesidad sexual cambia y las motivaciones también, entonces sólo hay que aprender a sintonizar y equilibrar entre amor y sexualidad. Cuando hay desbalances hacia uno u otro lado, es un ego que se altera. Sigue leyendo para aclarar términos.

LOS EGOS DE LA PERSONALIDAD

 

Recuerda que en Sinergia&Equilibrio consideramos que hay 7 egos, que son la manifestación de distintas etapas de la personalidad.

Los egos te ayudan a expresar tu temperamento, son máscaras que necesitamos todos para interactuar con el entorno. No son malos, siempre y cuando no sean permanentes, ya que ocultan tu verdadera esencia espiritual.

Los egos se manifiestan en diferentes áreas de la vida, como los gustos alimenticios, parejas, carácter, emociones, comunicaciones y también en la sexualidad.

Cada ego, según nuestros guías espirituales, se caracterizan por un color y una palabra clave.

El ego Rojo es el Yo siento y se relaciona con la sexualidad.

 

¿CÓMO SABER SI ES EL EGO ROJO?

 

Comúnmente los hombres piensan en sexualidad ya que su instinto es ese, la naturaleza animal los lleva a seguir sus necesidades sin filtros, en muchos casos, mientras la mujer se deja llevar por lo racional y emocional, dándole importancia a otros factores.

El centro de poder que se le ha dado en la sociedad a los distintos sexos, es el punto central desde donde percibes la sexualidad. En  el caso de los hombres sus órganos reproductores son lo máximo mientras que en la mujer es el corazón.

Según en tantra, la mujer desarrolla el amor desde el corazón entonces posee mayor sentimentalismo, deseo maternal y necesidad de caricias. En el caso del hombre, eso pasa a segundo plano, ya que su energía vital empieza desde sus genitales o chackra raíz, por lo que se conecta más rápido con la sexualidad.

La frecuencia sexual también cambia, ya que el hombre posee más actividad en su sistema reproductor, es capaz de producir millones de espermatozoides mientras la mujer crea un óvulo al mes. Si este es el motor del deseo sexual y se incrementa con las hormonas que segregas, entonces es normal la diferencia abismal en la necesidad de intimidad entre ambos sexos.

Es posible sentir mucho deseo sexual, sin importar el sexo, si se usa como anti estrés o una salida para despejar la mente, diversión o para descargar la necesidad de afiliación con los demás.

También es posible sentir momentos de inapetencia sexual, sin importar el sexo, cuando hay estrés físico o mental, cuando el sistema endocrino falla y las glándulas no se segregan las hormonas progesterona y testosterona.

ALIMENTOS QUE EQUILIBRAN EL EGO “YO SIENTO”

 

Todos los alimentos poseen una carga energética, al igual que todos los órganos del cuerpo humano. No es casual que los órganos sexuales y todo lo relacionado a la sexualidad se coloque con color rojo. Ésta es su energía primaria o más sobresaliente.

Los alimentos que contienen carga roja son las carnes y sus derivados, como la leche, huevo, quesos y mantequilla; sin embargo para aquellas personas que no consumen carnes, nos han orientado a consumir champiñones, setas, hongos, germinados (excepto alfalfa) y aceites vegetales.

En este caso las carnes se refieren a toda clase de origen animal, sean vacuno, cordero, pollo o pescado.

Entre los sustitutos de la carne existe una corriente vegetariana a consumir soya, sin embargo el origen energético de ella es una legumbre, por lo cual alimenta el sistema digestivo y al ego amarillo. Entonces se puede consumir como alimento pero con total claridad de que su energía no es roja.

Cuando consumes muchos alimentos color rojo el ego se altera y almacena mucha energía, por lo cual el deseo sexual insatisfecho es muy común. En el caso contrario se experimenta inapetencia sexual, sin importar el sexo. Es recomendable consumir máximo 200 grs al día.

 

¿CÓMO CONTROLAR EL EGO ROJO?

 

Comienza por anotar lo que comes a diario, sin ser obsesivo, puedes llevar un registro de las comidas y luego afinar el ojo a las cantidades que consumes. Si desayunas con queso, almuerzas con carne y cenas con leche, entonces estás llenando mucha energía roja, por lo que puede estancarse y manifestarse como tumores o quistes.

Haz consiente la frecuencia de apetito sexual. Busca opciones para ayudarte a regularlo, llega a un acuerdo en pareja al respecto, usando motivadores externos si es necesario para incrementar el deseo, como caricias, preámbulos, consumir alimentos afrodisíacos y minimiza, pero no elimines, los momentos de sexo “rápido y duro.”

En el caso de los hombres es importante regular el tiempo de duración de la relación sexual, para asegurar el placer de la mujer y garantizar la vida sana de sus órganos reproductores. Evita llegar al punto máximo pronto.

Convierte el encuentro sexual en el mayor intercambio de energía entre dos personas, concientizando lo que entregas y recibes. Rabia, lujuria, estrés, miedo o amor, plenitud, relajación y entrega.

Para trabajar el subconsciente sigue los siguientes pasos:

  1. Siéntate en un lugar cómodo, con la espalda recta, sin cruzar ninguna parte de tu cuerpo.
  2. Cierra tus ojos y siente como una luz cae sobre tu cabeza. Para tus pensamientos, relaja tu rostro y tu cuerpo.
  3. Visualiza todo tu cuerpo color rojo, esta es la parte más importante, poder visualizar el color dentro de ti. Observa su intensidad. Esto se logra con práctica.
  4. Siente en tu cuerpo la molestia como cuando buscas placer sexual, la necesidad sexual o la falta de deseo sexual. ¿En qué parte del cuerpo sientes la molestia? ¿Coincide con alguna dolencia física?
  5. Respira profundo y lento y observa cómo el cuerpo rojo da un paso al frente, como si saliera de tu cuerpo, puedes mirarlo al frente de ti.
  6. Respira profundo y en calma, siente tu cuerpo ahora y conéctate con el amor trascendental.
  7. Agradece a tu Ser Dios que te ha ayudado en este trabajo y a tu ego por mostrarte la causa de tu sufrimiento.

Este ejercicio lo puedes hacer a diario, cada vez que sientas inquietud por el tema sexual.

Nos vemos la próxima semana con el siguiente ego azul.

Coméntame si te sirvió esta información por favor.

 

 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR